Cómo un ingreso básico puede luchar contra los 8 gigantes de una economía en crisis.

Pedro Luis Martín Olivares
Pedro Luis Martín Olivares - Cómo un ingreso básico puede luchar contra los 8 gigantes de una economía en crisis.

Pedro Luis Martín Olivares – El sistema de distribución de ingresos posterior a 1945 está irremediablemente roto, amenazando la economía de mercado. Y las herramientas redistributivas tradicionales, como los impuestos directos, la negociación colectiva y las regulaciones laborales, no pueden arreglar las cosas.

En 1942, William Beveridge emitió un informe que definió la época y estableció un modelo para los estados de bienestar en la era de la posguerra. Reconoció que el viejo sistema de protección social se había derrumbado y que era “tiempo de revolución, no de parches”. El desafío, dijo Beveridge, era matar a cinco gigantes: enfermedad, ociosidad, ignorancia, miseria y miseria.

Hoy en día, es el sistema de distribución de ingresos posterior a 1945 el que se ha roto irremediablemente, amenazando con un fracaso económico y poniendo en peligro lo que Klaus Schwab llama “Globalización 4.0”. Hoy debemos luchar contra ocho nuevos gigantes. Para hacerlo, necesitamos con urgencia un sistema de distribución de ingresos del siglo veintiuno en el que un ingreso básico juegue un papel central. Tal sistema podría no matar a los ocho gigantes de hoy, pero los debilitaría significativamente.

El primer gigante es la desigualdad: el enorme crecimiento en las disparidades de ingresos y riqueza dentro de los países que va mucho más allá de lo que capturan medidas como el coeficiente de Gini. Una parte cada vez mayor de los ingresos totales está siendo capturada como renta por los propietarios de propiedad física, financiera y llamada propiedad intelectual. Mientras tanto, los salarios reales se han estancado o han caído, y cada vez más personas están cayendo a través de la ampliación de los agujeros en la red de seguridad social. Las herramientas redistributivas tradicionales, como los impuestos directos, la negociación colectiva y las regulaciones laborales no pueden revertir estos cambios estructurales, por mucho que lo deseen los de la izquierda.

Lo que se necesita es un nuevo sistema de distribución de ingresos que restaure la economía de mercado en lugar de distorsionarla. Al reciclar los alquileres que actualmente la plutocracia y la élite toman para todos, un ingreso básico pagado como un dividendo común sería el ancla de un sistema reformado. Contrariamente a lo que afirman algunos críticos, un ingreso básico no sería regresivo. Pagado por igual y casi universalmente de los ingresos del rentista, sería necesariamente progresivo.

La segunda amenaza es la inseguridad económica. Se suponía que el estado del bienestar aseguraba a los trabajadores contra riesgos contingentes y choques. Pero está fracasando debido a la reducción de la cobertura del seguro social, los mercados laborales flexibles y la interrupción tecnológica generalizada, entre otras causas. Además, la inseguridad económica actual se caracteriza por la incertidumbre sobre el futuro en lugar de los riesgos conocidos. Las personas se sienten amenazadas por “incógnitas desconocidas” que, por definición, no pueden ser aseguradas. En una economía abierta y globalizada, solo un ingreso básico puede garantizar la seguridad básica.

El siguiente gigante, y estrechamente relacionado con los dos primeros, es la deuda. Millones viven en el borde financiero, con alquileres impagos, facturas de servicios públicos y tarjetas de crédito de alto costo. Un aumento significativo en las tasas de interés o una desaceleración económica podrían desencadenar una avalancha de dificultades. Es cierto que un ingreso básico no solucionaría el problema de la deuda, pero los proyectos piloto muestran que cuando las personas saben que una cantidad regular está llegando, es más probable que paguen deudas y obtengan un mayor control de sus finanzas.

Cuarto, y nuevamente relacionado, es el estrés. Esta es una pandemia global, con un número creciente de personas que sufren depresión, enfermedades mentales, tendencias suicidas y dolencias físicas relacionadas con las presiones laborales, la inseguridad, la desigualdad y los sentimientos de insuficiencia entre muchas personas que se perciben a sí mismas como “lamidas”. La ventana del consumismo. Un ingreso básico no curaría la pandemia de estrés, pero reduciría su intensidad y prevalencia.

El quinto gigante es el precariado en constante crecimiento: los millones de personas que se enfrentan a una vida inestable de mano de obra inestable y, a menudo, no remunerada, que tienen que depender únicamente del salario. Son suplicantes, sin lo que los sociólogos llaman “agencia”, que dependen de favores discrecionales de burócratas, miembros de la familia y empleadores ocasionales. Un ingreso básico ofrecería un respiro muy necesario a estas personas y les haría sentir menos como mendigos.

Los robots son el sexto peligro. Las alarmantes predicciones de los gurús de la tecnología y los economistas que creen que la inteligencia artificial y la magia tecnológica pronto conducirán al desplazamiento masivo de humanos. Sin embargo, la revolución tecnológica actual es indudablemente perjudicial y, aunque puede acelerar el crecimiento, continuará intensificando las desigualdades. Un ingreso básico ayudaría a compartir las ganancias más ampliamente.

La amenaza de extinción por el calentamiento global y la catástrofe ecológica es el séptimo gigante al que hay que enfrentarse, y puede ser la más decisiva para movilizar el apoyo a un ingreso básico. La amenaza debe combatirse con nuevos e incrementados impuestos ecológicos o gravámenes. Devolver el producto de los gravámenes “verdes” a las personas como dividendos comunes iguales, una forma de ingreso básico, convertiría las medidas regresivas impopulares en medidas progresivas. Esto ya está sucediendo en Canadá, liderado por una iniciativa exitosa en la Columbia Británica. Además, nuestra investigación muestra que un ingreso básico inclinaría la actividad económica hacia los servicios personales, la comunidad y el trabajo voluntario, reduciendo el enorme “déficit de atención” en las sociedades que envejecen.

El octavo gigante que bloquea el camino hacia un sistema económico floreciente e inclusivo es el populismo, que en algunos casos se está convirtiendo rápidamente en neofascismo. El apoyo a los populistas también ha crecido dramáticamente en Europa, sin duda debido a la desigualdad económica crónica, la inseguridad, la deuda, el estrés y la ira. Un ingreso básico haría que muchas más personas se sintieran como ciudadanos valiosos con un interés en la democracia.

Sabías que puedes leer esta noticia y otras en Telegram
Telegram Messenger 1 - Cómo un ingreso básico puede luchar contra los 8 gigantes de una economía en crisis.

Pedro Luis Martín Olivares
Economía y Finanzas

Be the first to comment on "Cómo un ingreso básico puede luchar contra los 8 gigantes de una economía en crisis."

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*


*