Cómo comenzaron los contratos inteligentes y hacia dónde se dirigen

Pedro Luis Martín Olivares - Pedro Luis Martín Olivares
Pedro Luis Martín Olivares - Cómo comenzaron los contratos inteligentes y hacia dónde se dirigen

Pedro Luis Martín Olivares – Bitcoin fue inventado para reemplazar a los bancos, pero la tecnología subyacente, blockchain, demostró que podía reemplazar a casi cualquier intermediario. No se detuvo allí; ahora que teníamos dinero digital, podíamos hacer algo que el dinero en efectivo nunca podría hacer; programa el dinero. De repente, podríamos reemplazar abogados y contratos en transacciones financieras. Este “dinero programable” llevó la descentralización al siguiente nivel, ya que podían ejecutar automáticamente los contratos acordados con total transparencia y sin influencia humana.

Pero, como trabajan? ¿Podemos realmente confiar en ellos y confiar en estos sistemas de confianza?

Historia

Nick Szabo, un científico informático y criptógrafo estadounidense, fue el primero en introducir los contratos Smart, en 1994. Sin embargo, los contratos inteligentes ganaron popularidad con la introducción de Ethereum, que utiliza el lenguaje Solidity para programar los contratos. Bitcoin también es compatible con los contratos inteligentes, pero uno debe saber la programación de códigos de operación para usarlo. Esto hace que el uso de contratos inteligentes en Bitcoin sea muy limitado, sin mencionar que sus capacidades también son menores.

Para ofrecer soporte completo de contrato inteligente en la red de Bitcoin, se desarrolló Rootstock. Al igual que Ethereum, Rootstock (o RSK) usa el lenguaje Solidity, pero puede alcanzar 100 transacciones por segundo y agrega bloques de noticias a un intervalo promedio de 10 segundos, que es más bajo que el bloque Ethereum actual con un intervalo promedio de 16 segundos.

Logros y expectativas

Los contratos inteligentes son código de código abierto y autoejecutable que se ejecuta cuando se cumplen ciertas condiciones: ¿todas las partes involucradas han firmado la transacción? ¿Ha pasado el límite de 30 días y se pueden liquidar los tokens? ¿Alcanzó el ICO su capital social o deberían revertirse los fondos?

La plataforma Ethereum se ha utilizado para muchos proyectos, ya que permite que cualquiera pueda crear fácilmente sus propios tokens. Debido a su naturaleza abierta y al hecho de que el código del contrato es conocido de antemano y no puede ser modificado o alterado por actores maliciosos, muchos sugieren que los contratos inteligentes podrían reemplazar a los contratos tradicionales. Los contratos inteligentes son rápidos, se ejecutan de forma inmediata y autónoma y no hay forma de que ninguna parte pueda influir en ellos.

Sin embargo, también hay resistencia a esta creencia: en lugar de leer un contrato escrito en un lenguaje sencillo, el usuario ahora tiene que estudiar el código y entender el lenguaje de programación. Pocos usuarios tienen el conocimiento para hacerlo y menos pasan el tiempo para hacerlo. Por lo tanto, los que rechazan los contratos inteligentes argumentan que este sistema no es “confiado” después de todo; los usuarios aún deben confiar en los desarrolladores y la comunidad, y ha habido casos en los que nos fallaron.

Hacks

Mientras que la estructura de Blockchain evita que cualquier extraño altere el código, los piratas informáticos aún encuentran errores o errores pasados ​​por alto en los códigos publicados y los utilizan contra el sistema. El ejemplo más infame es el pirateo DAO, uno de los primeros trucos donde el atacante robó $ 60 millones. Durante el pirateo de Parity, 150,000 éteres fueron robados. Sin embargo, un tiempo después de eso, un usuario “accidentalmente” provocó un error en el contrato inteligente que causó que más de 513,774.16 ETH se congelaran, lo que equivale a $ 280 millones en ese momento. Irónicamente, el hack consumió vulnerabilidades en las correcciones de seguridad del último hack.

Bancor fue hackeado por $ 23.5 millones, sin embargo, la compañía logró contrarrestar y bloquear partes de la brecha, lo cual es muy inusual para una plataforma descentralizada.

Por lo general, revertir estas pérdidas generalmente requiere el consenso de la mayoría de la comunidad, que debe aceptar “bifurcaciones”, es decir, deben acordar actualizar su sistema a una nueva versión en la que se revertirán los tokens robados. Y en algunos casos, se han mostrado reacios a aceptar las actualizaciones.

Evolución

Hay muchos campos que pueden ser interrumpidos por contratos inteligentes: votación, administración, cadenas de suministro, salud y bienes raíces. La posibilidad de que varias partes cooperen sin que ninguna de ellas sea capaz de manipular o usar el sistema a su favor, siendo insustentable y transparente no solo abre el camino para nuevas innovaciones y la colaboración entre organismos no es posible antes, sino que también hace que esos procedimientos sean mucho más eficiente. Pero como se explicó, los contratos inteligentes también tienen sus desventajas y vulnerabilidades.

Por este motivo, algunos proyectos han evolucionado para hacer que los contratos inteligentes sean más seguros y accesibles para la persona común.

Etherparty ha invertido mucho en la investigación de usuarios para identificar los desafíos comunes que experimentan los usuarios hoy en día. La plataforma ahorra por completo a los usuarios el conocimiento de codificación necesario para crear contratos inteligentes. El núcleo de esta plataforma se centra en el FUEL Smart Contract Engine, que resume la complejidad de la implementación en el blockchain y mapea la información proporcionada por el usuario directamente a los contratos inteligentes extraídos de su biblioteca interna. Esto permite a los usuarios crear lo que necesitan rápidamente, aplicar modificaciones con facilidad y obtener resultados que ya contienen las mejores prácticas de la industria que son seguras. Además, la plataforma es blockchain agnóstica, lo que significa que puede crear contratos inteligentes en múltiples redes de blockchain (actualmente es compatible con Ethereum y Rootstock).

Por supuesto, crear cualquier contrato inteligente con una interfaz de usuario podría llegar a ser demasiado complejo. En cambio, Etherparty se ha centrado en dos productos: Rocket (para ICO) y Hero (para organizaciones benéficas). Rocket está actualmente en vivo y es el primer producto de Etherparty que ayuda a los ICO a crear tokens, definir direcciones y desglosar las ventas y descuentos durante los diferentes hitos. La versión 2.0 de Rocket tendrá la opción de implementar tokens de seguridad, permitir que las personas indiquen los derechos de voto e incluir características personalizables que describirán mejor el crowdfund.

Este enfoque crea un producto final que se ejecuta automáticamente y garantiza la ejecución segura del contrato. Pero hay casos en los que también necesitamos la “intención” del contrato antes de que se haya ejecutado. El mundo legal requiere que todas las partes involucradas comprendan lo que están firmando, y el espíritu del contrato eventualmente decide el destino de los escenarios imprevistos.

Ian Grigg acuñó contratos de Richardian en homenaje a David Ricardo. Estos contratos agregan un marcado (por ejemplo, JSON o XML) a los contratos legibles por humanos, haciéndolos comprensibles por las máquinas. Una vez que todas las partes involucradas firman el contrato, se revisa para garantizar que ninguna parte pueda cambiarlo. La comunidad criptográfica ha acogido este tipo de contratos en proyectos como OpenBazaar y EOS. SciDex ha tomado este concepto y lo ha desarrollado a “RASC“: Contratos Inteligentes Adaptativos Ricardianos. El objetivo del RASC es crear contratos de lectura humana que puedan ser indexados y utilizados por las máquinas y al mismo tiempo tener en cuenta las variaciones del contrato y los terceros que validan las transacciones.

Sabías que puedes leer esta noticia y otras en Telegram
Telegram Messenger 1 - Cómo comenzaron los contratos inteligentes y hacia dónde se dirigen

Pedro Luis Martín Olivares
Economía y Finanzas

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*


*