Así fue cómo el antiguo dólar mexicano cambió el mundo

Así fue cómo el antiguo dólar mexicano cambió el mundo - Así fue cómo el antiguo dólar mexicano cambió el mundo
Así fue cómo el antiguo dólar mexicano cambió el mundo

Pedro Luis Martín Olivares – Mucho tiempo antes de que el dólar estadounidense adquiriera su característico color verde, fue pulido en plata mexicana, cuenta el sociólogo y profesor de la Universidad de Sídney Salvatore Babones en su artículo para The National Interest.

Con base en la investigación de Juan José Morales y Peter Gordon ‘The Silver Way: China, Spanish America and the Birth of Globalization’ (‘El camino de la plata: China, América española y el nacimiento de la globalización‘), el catedrático hace un recuento de la historia del dólar mexicano y su importancia en la economía mundial antes de la hegemonía de la moneda estadounidense.

El padre de todos

Hong Kong fue colonia británica desde su fundación, en 1841, hasta su devolución a China, en 1997. Sin embargo, el dólar de esta región administrativa especial china no deriva de la libra esterlina británica. En realidad, el dólar de Hong Kong y el estadounidense provienen de la misma fuente: el dólar mexicano. Lo mismo sucedió con el yuan, el yen y la mayoría de las monedas de América Latina.

“Hubo una globalización antes de la globalización y América desempeñó un papel clave en ello, es decir, la América española. Mucho más antes de que el dólar fuera pintado de color verde esmeralda en Washington, fue pulido en plata mexicana”, relata el sociólogo, citando el libro de Gordon y Morales.

El dólar mexicano se usó ampliamente desde el año 1500 hasta la primera mitad del siglo XIX. Si no es la primera moneda mundial, al menos es la primera del Pacífico. Fue acuñada en México en 1536 con plata extraída de Europa Central y del noroeste de México, si bien la mayoría de ella procedía de las minas del Potosí, territorio de la actual Bolivia.

El dólar mexicano, “fue el lubricante que engrasó las ruedas del comercio mundial”.

El desplazo

En el siglo XIX, cuando el dólar mexicano abandonó el escenario, su vacío lo ocupó el dólar estadounidense y no la libra esterlina.

“La clave de todo era China (en aquel entonces y ahora). Entre 1540 y 1640 China fue una enorme cuenca a donde llegaba la plata de todo el mundo. (…) Los europeos, otomanos, indios y especialmente americanos, todos querían lo que China podía ofrecer: porcelana y seda. Pero los comerciantes chinos querían del resto del mundo solo una cosa: dinero, lo que en el siglo XVI significaba plata”, indica Babones.

Aquel período de la historia se destacó por los grandes descubrimientos geográficos, los viajes de exploración y, como consecuencia, el desarrollo del comercio.

“La expansión del comercio mundial en el siglo XVI fue llamada la ‘primera globalización‘; hay una amplia evidencia de que la ‘ruta de la plata’ merece completamente ese nombre. Por primera vez en la historia, los precios se igualaron en los mercados de Europa, Asia y las Américas. Las guerras en Europa fueron financiadas con las ganancias del comercio con Asia. Los europeos establecieron centros comerciales asiáticos y decenas de miles de chinos emigraron a México a través del Pacífico”, señala.

Pedro Luis Martín Olivares
Economía y Finanzas

Be the first to comment on "Así fue cómo el antiguo dólar mexicano cambió el mundo"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*


*