Una vida iluminada, rescatar a Adam Smith del mito y la tergiversación

Pedro Luis Martín Olivares
Pedro Luis Martín Olivares - Una vida iluminada, rescatar a Adam Smith del mito y la tergiversación

Smith aplicó conceptos económicos a nuevas interrogantes

Pedro Luis Martín Olivares – Se dice que MARGARET THATCHER llevó siempre en su cartera una copia de la “Riqueza de las Naciones”, la obra más famosa de Adam Smith, el economista más famoso de Gran Bretaña. Muchas ideas básicas están asociadas a él, la “mano invisible”, la división del trabajo, el interés personal, pero lo que en realidad escribió a menudo se malinterpreta.

Jesse Norman, un miembro del parlamento británico que se formó como filósofo y es uno de los mejores cerebros del Partido Conservador, quiere ayudar a corregirlo. Autor de una célebre biografía de Edmund Burke, Norman no solo explica los escritos de Smith, que van desde la astronomía hasta el colonialismo, sino que también muestra su vigencia, por ser relevantes en la actualidad.

Smith vivió en un momento de grandes cambios, la Revolución Industrial se estaba poniendo en marcha y existía un amplio cuestionamiento a la autoridad de la religión. Escocia era en muchos sentidos un lugar más progresista que Inglaterra, y, como profesor de filosofía moral en la Universidad de Glasgow, Smith estaba en el centro de todas transformaciones.

En “La Riqueza de las Naciones” y su obra menos famosa, “La Teoría de los Sentimientos Morales”, Smith expuso los beneficios de estos cambios. Su entusiasmo por la libertad de pensamiento lo ubicó en el camino del ateísmo, aunque no fue tan lejos como su amigo de academia David Hume. Él creía que el libre comercio era una fuerza para el bien. Aplicó los conceptos económicos a nuevas preguntas, como la esclavitud, argumentando que el trabajo esclavo era más costoso que el trabajo asalariado, porque los esclavos no tenían ningún incentivo para producir más que el mínimo.

Aunque Norman avanza a un ritmo más rápido, cubre casi el mismo terreno que Nicholas Phillipson en su reciente biografía intelectual de Smith. Y al igual que Phillipson, Norman analiza con profundidad el trabajo de Smith, abordando detalles sobre la vida cotidiana del gran economista. Smith pasó seis años miserables como estudiante en la Universidad de Oxford, convencido de que esa enseñanza era muy inferior a la que podía obtener en Escocia

Algunos lectores encontrarán que el hecho de que Norman arruine los mitos relacionados con Smith, es el tema más satisfactorio del libro. Al contrario de lo que a menudo se supone, el escocés no abogó por un despiadado interés propio, ese estigma de que el hombre es egoísta por naturalezaq. La primera oración en “The Theory of Moral Sentiments” dice: “Cuán egoísta es el hombre que se supone, hay evidentemente algunos principios en su naturaleza que le interesan en la fortuna de los demás y le hacen necesaria la felicidad, aunque de él no deriva nada excepto el placer de verlo “.

La noción de Smith de la “mano invisible” también es malentendida. El término a menudo se interpreta como que el mercado siempre producirá el mejor resultado. La realidad es más compleja. Es cierto que Smith creía en los mercados, y en una medida radical. Pero vio muchos casos en los que era necesario controlar los mercados. Smith incluso simpatizaba con los límites a las tasas de interés aplicadas a los préstamos, una política que pocos economistas modernos apoyarían.

Norman hace todo bien, pero no es el primero en hacerlo. “The Worldly Philosophers”, de Robert Heilbroner, publicado en 1953, ofrecía una comprensión bastante matizada de lo que defendía Smith. Más recientemente, Emma Rothschild, una de los mejores historiadores del pensamiento económico del mundo, y Amartya Sen han escrito ampliamente sobre los “usos y abusos” de Smith”.

El libro también hace un trabajo insatisfactorio de tratar con los críticos de Smith. Los escritores de Murray Rothbard a Joseph Schumpeter y Salim Rashid han argumentado que las ideas de Smith están mal pensadas, incluso plagiadas. Norman acepta que la discusión de Smith sobre lo que constituye valor se confunde, pero que tiene muy poco tiempo para los detractores. Descarta la crítica de Rothbard en una nota a pie de página como “manifiestamente injusta e inexacta” sin explicar por qué. Las objeciones de Schumpeter se dejan de lado. El trabajo de Rashid no se menciona en absoluto. Como resultado, las grandes afirmaciones del libro sobre Smith, incluyendo que la “Riqueza de las Naciones” es “la mayor obra de ciencias sociales jamás escrita”, no son convincentes.

El autor está en un terreno más seguro cuando explica la relevancia que tienen hoy las ideas de Smith. Los economistas, especialmente en Estados Unidos, se preocupan cada vez más de que el capitalismo se haya vuelto demasiado acogedor o “manipulado”, como lo expresa el presidente Donald Trump. Smith llegó primero, se preocupó de que los capitalistas siempre intentaran explotar a la gente común, ya sea dando forma a la regulación a su favor o fijando precios. “La tasa de ganancia … siempre es más alta en los países que van más rápido a la ruina”, argumentó. La tasa de ganancias corporativas de América está actualmente en máximos históricos. Si los reguladores leen más a Smith, la economía estadounidense podría estar en mejor forma.

Sabías que puedes leer esta noticia y otras en Telegram
Telegram Messenger 1 - Una vida iluminada, rescatar a Adam Smith del mito y la tergiversación

Pedro Luis Martín Olivares
Economía y Finanzas

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*


*