Una reunión del Partido Comunista en China pondrá a prueba el poder de Xi Jinping

Pedro Luis Martín Olivares - Una reunión del Partido Comunista en China pondrá a prueba el poder de Xi Jinping

LA POLÍTICA RIGE LA ECONOMÍA. CASO CHINA

Pedro Luis Martín Olivares – Desde que Acemoglu y Robinson escribieron el libro seminal titulado Por Qué los Países Fracasan, donde analizan el origen del poder y de la riqueza, quedó claro que de los sistemas políticos se derivan los sistemas económicos. De las Convenciones Republicanas y Demócratas de Estados Unidos surgen los candidatos presidenciales que luego son sometidos a consideración del pueblo en una elección de segundo grado. En China el Congreso del Partido Comunista elige el hombre más poderoso del país por 5 años. Veamos ese proceso en pleno desarrollo.

La élite china había mantenido sus agendas transparentes para gran parte de septiembre, octubre y noviembre, esperando una fecha para anunciar el Congreso Quinquenal del Partido Comunista gobernante. Por fin, se ha revelado, las alfombras rojas serán desplegadas y los cielos se volverán azules, cerrando las fábricas y manteniendo los vehículos fuera de las carreteras, la fecha esperada es el 18 de octubre. Será la 19ª reunión desde que se fundó el partido en 1921. En la reunión, unos 2.300 delegados escogidos elegirán un nuevo Comité Central que luego celebrará su propio cónclave para reorganizar la membresía de los órganos de decisión más poderosos del país. La alineación se ha resuelto en gran parte durante meses de secretas negociaciones. Los rumores abundan sobre los posibles resultados.

El presidente, jefe del partido y comandante supremo de las fuerzas armadas, Xi Jinping, ya ha cumplido cinco años como Secretario General del partido. Si se aferra a su precedente, tiene otros cinco años para irse, aunque algunos creen que quiere mantenerse en el poder más allá de la década habitual. Esta reunión dará a Xi su primera oportunidad de implementar cambios radicales en la cúpula del partido. Sus predecesores seleccionaron a los 25 miembros del actual Politburó en el Congreso anterior en 2012. Se espera ampliamente que esta reunión ofrezca pistas en cuanto a la eficacia con que Xi ha consolidado su poder desde entonces y lo que piensa hacer con él. Las señales, sin embargo, serán difíciles de leer.

Alrededor de la mitad de los casi 400 miembros del Comité Central serán reemplazados, al igual que aproximadamente dos quintas partes del Politburó. También se nombrarán nuevos jefes militares. Pero la mayor parte de la atención se centrará en quién se convierte en el Comité Permanente del Politburó. Cinco de sus siete miembros se retirarán, incluyendo a Wang Qishan, el firme partidario de Xi, quien está a cargo de su campaña contra la corrupción. Se ha especulado que él puede mantener a Wang. Hacerlo violaría la convención pero no las reglas. Sin embargo, la retención de Wang no demostraría por sí misma que Xi es fuerte. Podría sugerir que le faltan otros aliados cercanos en quienes confía en hacer el trabajo políticamente peligroso de luchar contra el flagelo destructor de los avances de China: la corrupción.

Es probable que el nuevo Comité Permanente se encuentre conformado por más leales a Xi, pero el problema con los nuevos es que, aun cuando los nuevos hombres, con alta probabilidad todos serán hombres, se presenten ante los periodistas al final del Congreso, será muy difícil calcular cuánto es el poder adicional de Xi. Las lealtades de las facciones a menudo están mal definidas.

Todavía no se sabe cómo, o si, el congreso cambiará la constitución del partido para reconocer las contribuciones de la gestión gubernamental y política de Xi a la ideología comunista. Si se decide que el partido debe ser guiado por el “Pensamiento Xi Jinping”, eso sugeriría que ha ganado un enorme poder, el único otro líder reconocido con el nivel de “Pensamiento”, con pe mayúscula, es Mao Zedong. Si el término elegido es “Teoría Xi Jinping”, eso lo pondría a la par con Deng Xiaoping, tampoco mal. Evitar ser elevado al nivel de Mao puede simplemente reflejar un buen juicio por parte de quienes apoyan a Xi.

Suponiendo que Xi emerja más fuerte, lo cual es probable, ¿qué significa eso? Al principio de su mandato, algunos comentaristas predijeron que pasaría los primeros cinco años construyendo su poder y luego lo utilizaría para llevar a cabo amplias reformas económicas, así como algunas políticas limitadas. Eso ahora parece improbable. La concentración de poder de Xi ha desarrollado su propio impulso y un mayor control sobre una sociedad en rápida evolución que parece ser su principal objetivo. Como dice un funcionario del partido, Xi seguirá siendo un “factor estabilizador” y las políticas públicas no cambiarán mucho.

No está claro lo que sucederá cuando Xi abandone el poder. Los líderes chinos han tenido la tendencia a alinear sucesores en esta etapa de su mandato. Xi recientemente expulsó al jefe del partido de la región suroeste de Chongqing, una vez que fue propuesto como posible heredero. La falta de un sucesor ungido no tiene por qué significar que Xi permanecerá por un tercer período. Pero sí hace que sea más probable que, aunque se retire como Secretario General en 2022, trate de mantener el control de cualquier nuevo secretario.

Sabías que puedes leer este artículo en Telegram

Pedro Luis Martín Olivares
Economía y Finanzas

649 total views, 2 views today

Be the first to comment on "Una reunión del Partido Comunista en China pondrá a prueba el poder de Xi Jinping"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*


*