Lo que las máquinas pueden decir de su cara

Pedro Luis Martín Olivares - Lo que las máquinas pueden decir de su cara

INCIDENCIA DE LA TECNOLOGÍA EN LA ECONOMÍA

Pedro Luis Martín Olivares – El rostro humano es un trabajo notable. La asombrosa variedad de rasgos faciales ayuda a las personas a reconocerse mutuamente y es crucial para la formación de sociedades complejas. Así es la capacidad de la cara para enviar señales emocionales, ya sea a través de un rubor involuntario o el artificio de una falsa sonrisa. La gente pasa la mayor parte de su vida despierta, en la oficina y la sala de audiencias, así como en el bar y el dormitorio, leyendo caras, buscando señales de atracción, hostilidad, confianza y engaño. También pasan mucho tiempo tratando de disimular.

La tecnología está alcanzando rápidamente la capacidad humana de leer caras. En Estados Unidos el reconocimiento facial es usado por las iglesias para rastrear la asistencia de los fieles; en Gran Bretaña, por los minoristas para detectar los ladrones. Este año, la policía de Gales lo utilizó para arrestar a un sospechoso antes de entrar a un partido de fútbol. En China se verifican las identidades de los conductores que han cometido infracciones, permite a los turistas entrar en las atracciones y permite que la gente pague por las cosas con una sonrisa. Se espera que el nuevo iPhone de Apple lo use para desbloquear la pantalla de inicio.

En comparación con las habilidades humanas, tales aplicaciones pueden parecer incrementales. Algunos avances, tales como el piloto automático o el internet, obviamente transforman las habilidades humanas y el reconocimiento facial parece codificarlas. Aunque las caras son peculiares a las personas, también son públicas, por lo que la tecnología, a primera vista, no invade algo que es privado. Pero, sin embargo, la capacidad de grabar, almacenar y analizar imágenes de caras de forma barata, rápida y en gran escala promete algún día lograr cambios fundamentales en las nociones de privacidad, justicia y confianza.

La frontera final

Comenzando con la privacidad. Una gran diferencia entre las caras y otros datos biométricos, como las huellas dactilares, es que trabajan a distancia. Cualquier persona con un teléfono puede tomar una foto para utilizarla en los programas de reconocimiento facial. FindFace, una aplicación en Rusia, compara fotos instantáneas de extraños con imágenes en VKontakte, una red social, y puede identificar a las personas con una tasa de exactitud del 70%. El banco de imágenes faciales de Facebook no puede ser utilizado por otros, pero el gigante del Silicon Valley podría obtener fotos de los visitantes de un salón de exhibición de automóviles, digamos, y más tarde usar el reconocimiento facial en publicidad de autos. Incluso si las empresas privadas son incapaces de conectarse en los puntos entre las imágenes y la identidad, el Estado a menudo si puede. El gobierno de China mantiene un registro de los rostros de sus ciudadanos; las fotografías de la mitad de la población adulta de Estados Unidos se almacenan en bases de datos que pueden ser utilizadas por el FBI. Las agencias de aplicación de justicia ahora tienen una poderosa arma en su capacidad de rastrear a los criminales, pero con un enorme costo potencial para la privacidad de los ciudadanos.

La cara no es sólo una etiqueta de nombre. Muestra mucha otra información, y las máquinas también pueden leer eso. Una vez más, eso promete beneficios. Algunas empresas están analizando caras para proporcionar diagnósticos automatizados de condiciones genéticas raras, como el síndrome de Hajdu-Cheney, mucho antes de lo que por otra manera sería posible. Los sistemas que miden la emoción pueden dar a las personas autistas una comprensión de las señales sociales que encuentran escurridizas. Pero la tecnología también amenaza. Los investigadores de la Universidad de Stanford han demostrado que, cuando se muestran imágenes de un hombre gay, y un hombre heterosexual, el algoritmo podría atribuir su sexualidad correctamente el 81% de las veces. Los seres humanos detectan sólo el 61%. En los países donde la homosexualidad es un crimen, el software que promete inferir la sexualidad de un rostro es una perspectiva alarmante.

Llaves, billetera, pasamontañas

Las formas menos violentas de discriminación también podrían ser comunes. Los empleadores ya pueden actuar sobre sus prejuicios para negarles a las personas un trabajo. Pero el reconocimiento facial podría hacer que ese sesgo sea rutinario, permitiendo a las empresas filtrar todas las solicitudes de empleo para la etnicidad y los signos de inteligencia y sexualidad. Los clubes nocturnos y los campos deportivos pueden enfrentarse a presiones para proteger a la gente, escudriñando los rostros de los participantes propensos a la violencia, aunque, debido a la naturaleza de la máquina de aprendizaje, todos los sistemas de reconocimiento facial inevitablemente tratan probabilidades. Por otra parte, tales sistemas pueden ser sesgados contra aquellos que no tienen la piel blanca, ya que los algoritmos entrenados en conjuntos de datos de caras en su mayoría blancos no funcionan bien con diferentes etnias. Estos prejuicios han aparecido en las evaluaciones automatizadas utilizadas para informar las decisiones de los tribunales sobre la libertad bajo fianza y para decidir la sentencia.

Eventualmente, la grabación facial continua y los gadgets que pintan datos computarizados en el mundo real podrían cambiar la textura de las interacciones sociales. Ser más asertivo en la identificación de emociones de las personas con quien interactuamos, ayuda a engrasar las ruedas de la vida diaria. Si su pareja puede detectar cada bostezo suprimido, y su jefe cada mueca de irritación, matrimonios y relaciones de trabajo serían más veraces, pero menos armoniosos. La base de las interacciones sociales también podría cambiar de un conjunto de compromisos basados ​​en la confianza a cálculos de riesgo y recompensa derivados de la información que una computadora asigna a la cara de alguien. Las relaciones podrían volverse más racionales, pero también más transaccionales.

En las democracias, por lo menos, la legislación puede ayudar a alterar el equilibrio entre los buenos y los malos resultados. Los reguladores europeos han incorporado un conjunto de principios en la próxima regulación de la protección de datos, decretando que la información biométrica, que incluye “caras faciales”, pertenece a su propietario y que su uso requiere consentimiento. Las leyes contra la discriminación pueden aplicarse a un empleador que mal utilice las imágenes de los candidatos. Los proveedores de sistemas comerciales de reconocimiento de rostros pueden someterse a auditorias, para demostrar que sus sistemas no propagan prejuicios involuntariamente. Las empresas que utilizan estas tecnologías deben ser responsabilizadas. Sin embargo, estas reglas no pueden alterar la dirección del viaje. Las cámaras sólo se volverán más comunes con la propagación de dispositivos portátiles. Los esfuerzos para engañar los sistemas de reconocimiento facial, desde las gafas de sol hasta el maquillaje, ya están siendo superados. Una investigación en la Universidad de Cambridge muestra que la inteligencia artificial puede reconstruir las estructuras faciales de las personas disfrazadas. Google ha dado la espalda explícitamente a las caras que coinciden con las identidades, por temor a su uso indebido por regímenes antidemocráticos. Otras empresas tecnológicas parecen menos exigentes. Amazon y Microsoft están utilizando sus servicios en la nube para ofrecer reconocimiento facial y es fundamental para los planes de Facebook. Los gobiernos no quieren renunciar a sus beneficios. El cambio está en camino y no queda otra alternativa que enfrentarlo, el impacto en la economía mundial cambiara paradigmas.

Sabías que puedes leer este artículo en Telegram

Pedro Luis Martín Olivares
Economía y Finanza

662 total views, 0 views today

Be the first to comment on "Lo que las máquinas pueden decir de su cara"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*


*