La Peligrosa Calma en Economía

La Peligrosa Calma en Economía

Pedro Luis Martín Olivares – Hay una escena familiar en las películas de vaqueros donde la caballería está pasando a través entre dos montañas y el capitán dice “no me gusta”, esta calmado, demasiado silencioso. Segundos después, un soldado recibe una flecha en su pecho y todo el infierno se desata.

Algunos expertos sienten lo mismo sobre los mercados en este momento. Deutsche Bank considera que el S & P 500 ha tenido 10 de 11 días con un movimiento de menos del 0,2%, el período más silencioso desde 1927. El índice de volatilidad, Vix, cayó a un mínimo en los últimos 23 años después del resultado de las elecciones francesas.

Esta tranquilidad contrasta notablemente con la agitación política que ha seguido la elección del gobierno de Trump. Las tensiones sobre Corea del Norte, el despido del director del FBI y las políticas comerciales que han empujado a Citibank para que realice un “redimensionamiento regular del proteccionismo estadounidense”. ¿Es todo un signo de complacencia?

Ciertamente ha habido ocasiones en el pasado cuando un Vix bajo ha precedido a problemas. El mínimo anterior, en diciembre de 1993, fue seguido por una gran venta de bonos después de que la Reserva Federal comenzó a endurecer la política en enero de 1994. Pero, ¿qué mide Vix? Es el precio, como se deriva del mercado de opciones, que los inversionistas están dispuestos a pagar para asegurarse contra un movimiento brusco en los precios de los activos. Como escribe Eric Lonergan en su blog de Filosofía del dinero.

La volatilidad implícita, derivada de los mercados de opciones o de índices como el Vix, está predominantemente determinada por la volatilidad realizada. Así que cuando la gente dice “los mercados son complacientes porque el Vix es bajo”, vale la pena recordar que todo lo que están observando es que los precios no se han movido mucho en los últimos 30 días.

La batalla intelectual está entre aquellos que creen que el “comercio de la reactivación” que precedió la elección de Donald Trump, todavía tiene un fuerte impulso beneficiándolo, y los que creen que hay problemas por delante. Estos últimos se centran en los signos que la marea puede haber dado vuelta. Los precios de las materias primas han caído un 7,3% desde su reciente alta en febrero y eso podría indicar una desaceleración de la economía china. El indicador actual de actividad de Goldman Sachs para China se desaceleró a 6.4% anualizado en abril frente al 7.6% de marzo, debido a mayores tasas de interés y un crecimiento más lento del crédito y la oferta monetaria. El riesgo, como se ha visto antes, es que el crecimiento chino se refleja en una demanda de productos básicos más lenta, que afecta a los mercados emergentes, y en una moneda más débil que golpea a los fabricantes de las economías desarrolladas.
Pero hay muchas personas que toman la opuesta. Mark Tinker de Axa Investment Managers cree que ha habido un énfasis fuera de lugar en los indicadores de corto plazo y particularmente en medidas como la deuda con respecto al PIB.

En UBS, Bhanu Nweja dice que, si bien la depreciación de China es un grave riesgo deflacionario para la economía mundial, las autoridades parecen haber ido muy lejos para evitar que el capital fluya fuera del país y desencadene una liquidación. Y Chetan Ahya en Morgan Stanley señala que, esta vez, los chinos se están apretando en un momento de aceleración del crecimiento mundial. La principal razón por la que este ciclo debe ser diferente es que el entorno de demanda externa ha mejorado significativamente. De hecho, esperamos que 2017 sea el mejor año para el crecimiento de las exportaciones de China desde 2013.

Otros signos de crecimiento siguen siendo saludables. Capital Economics muestra que el crecimiento de las exportaciones de mercados emergentes alcanzó el 13,9% en marzo, el incremento más rápido desde 2012. Aunque esto es en gran medida un efecto de valor, los volúmenes son un 3,2% interanual. No hay señal de angustia en el mercado de bonos corporativos que muchos, incluyendo David Ranson de HCWE Economics, ven como un indicador de alerta temprana. La tasa global de morosidad de los bonos especulativos en los últimos 12 meses cayó a 3.6%, según Moody’s; Hace un año, fue del 4,3%. En Estados Unidos, la tasa de morosidad se reduce a 3,8%, desde el 5,1% a finales de 2016. La tasa de interés extendida o excesiva, pagada por los prestatarios basura es de 428 puntos básicos, ligeramente por encima de los 405 pb al comienzo del año, Muy por debajo de los 805 pb de febrero de 2016.

En resumen, el argumento está siendo “ganado” por los toros (bulls) que sostienen que las recientes caídas en los precios de las materias primas son sólo “ruido”. El índice de materias primas de Bloomberg está de vuelta a donde estaba en septiembre o noviembre de 2016. Algo más significativo tiene que pasar Para que el caso bajista sea fortalecido. Eso puede venir del equipo de economistas de Trump, quien fue entrevistado la semana pasada, llegando a la conclusión que la Trumponomics es una receta pobre para la prosperidad a largo plazo.

Pedro Luis Martín Olivares
Economía y Finanza

59 total views, 1 views today

Be the first to comment on "La Peligrosa Calma en Economía"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*


*