¿ESTÁNDARES DOBLES? Los países en desarrollo se rebelan contra las agencias de calificación crediticia

Pedro Luis Martín Olivares - ¿ESTÁNDARES DOBLES? Los países en desarrollo se rebelan contra las agencias de calificación crediticia

Pedro Luis Martín Olivares – A principios de este año, una multitud de estudiantes patrióticos indios se molestaron cuando Arvind Subramanian, el principal asesor económico del gobierno, les mostró una diapositiva con dos gráficos. Uno mostró el crecimiento económico constante de la India y la relación deuda-PIB completamente plana, el otro gráfico indicaba la desaceleración del crecimiento de China y el rápido aumento de su deuda. Sin embargo, la calificación crediticia de la India de S & P Global Ratings (anteriormente Standard and Poor’s), se ha mantenido en BBB, mientras que China, por otro lado, pasó de A+ a AA- en 2010 a pesar de que su deuda se disparó. La diapositiva fue calificada de pobre (Poor Standards)”.

La calificación de la deuda pública es siempre controvertida. Y la India vs. China es a menudo una comparación de viejas tensiones. Pero muchos gobiernos de mercados emergentes están de acuerdo con el Sr. Subramanian, que ha contrastado el trato de las agencias de calificación de la India con el del mundo rico en la crisis de 2008.

Frustrado, el grupo BRICS, Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica, planea establecer una agencia de calificación “independiente”, que se espera sea lanzada en su cumbre este mes de septiembre en Xiamen, en el sur de China. Incluso el país anfitrión, inicialmente siendo cauteloso sobre la idea, puede volverse más agresivo ya que Moody’s, otra agencia calificadora, rebajó su deuda en mayo. En ese momento, China Daily, una empresa estatal, atacó el “análisis subjetivo” de Moody’s.

Los gobiernos de los mercados emergentes argumentan que su deuda se degrada con más frecuencia que la de los países ricos. La deuda de Sudáfrica fue degradada a “basura” en abril, cuando Jacob Zuma, el presidente, despidió al ministro de Finanzas, Pravin Gordhan. Igual ocurrió en Turquía, después de un fracasado golpe el año pasado, y Brasil, como escenario de escándalo de corrupción, empeoró en 2015. Leah Traub de Lord Abbett, un gestor de fondos, calcula que las agencias son más rápidas que antes para reaccionar ante eventos políticos en tales economías. De acuerdo con Bloomberg, en el año 2016 tres agencias obtuvieron un récord de 1.971 acciones negativas sobre la deuda del gobierno de mercados emergentes y entidades relacionadas.

Algunos piensan que las agencias se han convertido en un gatillo-feliz, y pueden elevar el riesgo de una crisis. Esa crítica no es nueva. En un artículo publicado en 1999 sobre “El papel pro cíclico de las agencias de calificación”, Giovanni Ferri, Liu Ligang y Joseph Stiglitz, tres economistas, examinaron la crisis financiera asiática en 1997. Argumentaron que en sus fases iniciales las agencias de calificación fomentaron el pánico y el contagio.

Un estudio del Banco Mundial realizado el año pasado, sobre las calificaciones de 20 países en desarrollo entre 1998 y 2015, encontró que una rebaja a los escenarios basura, aumentó el rendimiento de los bonos a corto plazo de un país en un promedio de 1.38 puntos porcentuales. Una calificación de basura obliga a algunos inversores institucionales a vender debido a las normas internas o los requisitos reglamentarios. El bono soberano también suele fijar un piso para el costo de los préstamos de las empresas nacionales, ya que su deuda casi nunca es superior a la de sus gobiernos.

Los costos de los préstamos de los países ricos, en cambio, a menudo sobreviven a los shocks radicales. Esto es especialmente cierto en Estados Unidos, donde los rendimientos de los bonos soberanos tienden a caer durante una crisis, porque sus instituciones estables, sus mercados en equilibrio y el estado de la moneda de reserva del dólar lo convierten en un refugio seguro. Incluso cuando S & P Global, en una rara decisión, rebajó la calificación soberana de AAA a AA + en 2011, los rendimientos del Tesoro cayeron en términos reales. También en Gran Bretaña, después del voto de Brexit el año pasado, los rendimientos de los bonos del gobierno cayeron inicialmente a medida que los inversionistas huían de aquellos activos más riesgosos.

Las agencias calificadoras argumentan que los países ricos tienen un “historial de 100 años”. Tales apelaciones a la historia alimentan la percepción de los países en desarrollo de que los mercados se apilan en su contra. Y que una agencia de calificación BRICS probablemente no sería considerada creíble por muchos inversionistas y en consecuencia sólo aumentará su sentido de injusticia.

Sabías que puedes leer esta noticia en Telegram

Pedro Luis Martín Olivares
Economía y Finanzas

1,255 total views, 1 views today

Be the first to comment on "¿ESTÁNDARES DOBLES? Los países en desarrollo se rebelan contra las agencias de calificación crediticia"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*


*