El lugar de trabajo del futuro

El lugar de trabajo del futuro - El lugar de trabajo del futuro
Pedro Luis Martín Olivares - El lugar de trabajo del futuro

Pedro Luis Martín Olivares – A medida que la inteligencia artificial vaya más allá de la industria tecnológica, el trabajo podría volverse más justo o más opresivo.

La Inteligencia Artificial (IA) está abriéndose paso en los negocios. Las empresas de todo tipo están aprovechando la IA para pronosticar la demanda, contratar trabajadores y tratar con los clientes. En 2017, las empresas gastaron alrededor de $ 22 mil millones en fusiones y adquisiciones relacionadas con IA, unas 26 veces más que en 2015. El McKinsey Global Institute, un grupo de expertos dentro de una consultoría, reconoce que la simple aplicación de AI en marketing, ventas y cadenas de suministro podría crear valor económico, incluidas ganancias y eficiencias, de $ 2.7 trillones en los próximos 20 años. El jefe de Google ha llegado al extremo de declarar que IA hará más por la humanidad que el fuego o la electricidad.

Tales pronósticos grandiosos encienden ansiedad y esperanza. Muchos temen que la IA pueda destruir trabajos más rápido de lo que los crea. Las barreras para ingresar desde la propiedad y la generación de datos podrían conducir a la existencia de un puñado de empresas dominantes en todas las industrias.

Menos familiar, pero igual de importante, es cómo la IA transformará el lugar de trabajo. Usando IA, los gerentes pueden obtener un control extraordinario sobre sus empleados. Amazon ha patentado una pulsera que rastrea los movimientos de las manos de los trabajadores del almacén y usa vibraciones para empujarlos a ser más eficientes. Workday, una firma de software, analiza alrededor de 60 factores para predecir qué empleados se irán de la empresa. Humanyze, un startup, vende credenciales de identificación inteligentes que pueden rastrear a los empleados en la oficina y revelar qué tan bien interactúa con sus colegas.

La vigilancia en el trabajo no es nada nuevo. Los trabajadores de fábrica han entrado y salido durante mucho tiempo; los jefes ya pueden ver lo que hacen los ociosos en sus computadoras. Pero la IA hace que la vigilancia ubicua valga la pena, porque cada bit de datos es potencialmente valioso. Pocas leyes rigen la forma en que se recopilan los datos en el trabajo, y muchos empleados dan su consentimiento, sin protegerse, a la vigilancia cuando firman su contrato de trabajo. ¿A dónde conduce todo esto?

Comience con los beneficios. La IA debería mejorar la productividad. Humanyze combina los datos de sus credenciales con los calendarios y correos electrónicos de los empleados para determinar, por ejemplo, si los diseños de oficina favorecen el trabajo en equipo. Slack, una aplicación de mensajería en el lugar de trabajo, ayuda a los gerentes a evaluar la rapidez con que los empleados realizan sus tareas. Las empresas verán cuándo los trabajadores no solo se quedan dormidos, sino cuando también se portan mal. Están empezando a usar IA para detectar anomalías en las reclamaciones de gastos, marcando recibos de horas impares de la noche de manera más eficiente que un contador de lámpara basado en carbono.

Los empleados ganarán, también. Gracias a los avances en la visión por computadora, la IA puede verificar que los trabajadores estén usando equipo de seguridad para que nadie sufra daños en la fábrica. Algunos apreciarán comentarios sobre su trabajo y les parecerá bien las recomendaciones de cómo hacerlo mejor. Cogito, un startup, ha diseñado un software mejorado para la IA que escucha llamadas de servicio al cliente y asigna un “puntaje de empatía” basado en cómo son los agentes compasivos y cuán rápido y cuán hábilmente resuelven las quejas.

Las máquinas pueden ayudar a garantizar que los aumentos salariales y las promociones vayan a quienes los merecen. Eso comienza con la contratación. Las personas a menudo tienen sesgos, pero los algoritmos, si se diseñan correctamente, pueden ser más imparciales. El software puede identificar patrones que a las personas se les puede pasar por alto. Textio, un startup que usa IA para mejorar las descripciones de trabajo, descubrió que las mujeres son más propensas a responder a un trabajo que menciona “desarrollar” un equipo en lugar de “administrarlo”. Los algoritmos recogerán las diferencias salariales entre géneros y razas, así como el acoso sexual y el racismo que los gerentes humanos ignoran consciente o inconscientemente.

Sin embargo, los beneficios de la IA vendrán con muchos inconvenientes potenciales. Los algoritmos pueden no estar libres de los prejuicios de sus programadores. También pueden tener consecuencias no deseadas. La duración del tiempo que tarda un trabajador de su casa a la oficina puede predecir si un empleado abandonará un trabajo, pero este enfoque puede perjudicar inadvertidamente a los solicitantes más pobres. El personal de mayor edad podría trabajar más despacio que los más jóvenes y podría correr el riesgo de perder sus posiciones si lo único que busca la IA es la productividad.

Y la vigilancia puede parecer orwelliana, un asunto delicado ahora que la gente ha comenzado a cuestionar cuánto conocen Facebook y otros gigantes tecnológicos sobre sus vidas privadas. Las empresas están empezando a controlar cuánto tiempo pasan los empleados en los descansos. Veriato, una firma de software, va tan lejos como para rastrear y registrar cada golpe de teclado que los empleados hacen en sus computadoras para evaluar qué tan comprometidos están con su compañía. Las empresas pueden utilizar IA para examinar no solo las comunicaciones profesionales de los empleados, sino también sus perfiles de redes sociales. La pista está en el nombre de Slack, que significa “registro de búsqueda de todas las conversaciones y el conocimiento”.

Algunas personas están mejor ubicadas que otras para evitar que los empleadores vayan demasiado lejos. Si sus habilidades son demandadas, es más probable que pueda resistir que si es fácil reemplazarlas. Los trabajadores pagados por hora en industrias de bajos salarios, como el comercio minorista, serán especialmente vulnerables.

Eso podría alimentar un resurgimiento de los sindicatos que buscan representar los intereses de los empleados y establecer normas. Incluso entonces, la elección en algunos trabajos será entre ser reemplazado por un robot o ser tratado como tal. Como reguladores y empleadores sopesan los pros y los contras de la IA en el lugar de trabajo, tres principios deberían guiar su propagación. Primero, los datos deben ser anonimizados cuando sea posible. Microsoft, por ejemplo, tiene un producto que muestra a los individuos cómo administran su tiempo en la oficina, pero brinda información a los gerentes solo en forma agregada. En segundo lugar, el uso de la IA debe ser transparente. A los empleados se les debe decir qué tecnologías se usan en sus lugares de trabajo y qué datos se están recopilando. Como cuestión de rutina, los algoritmos utilizados por las empresas para contratar, disparar y promover deben ser evaluados por sesgos y consecuencias involuntarias. Por último, los países deben permitir que las personas soliciten sus propios datos, ya sean ex trabajadores que deseen impugnar un despido o solicitantes de empleo que deseen demostrar su capacidad a los posibles empleadores.

La marcha de la IA al lugar de trabajo exige compensaciones entre la privacidad y el rendimiento. Una fuerza de trabajo más justa y productiva es un premio que vale la pena tener, pero no si encadena y deshumaniza a los empleados. Lograr un equilibrio requerirá pensamiento, voluntad para que los empleadores y los empleados se adapten.

Sabías que puedes leer este artículo y otros en Telegram
Telegram Messenger 1 - El lugar de trabajo del futuro

Pedro Luis Martín Olivares
Economía y Finanzas

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*


*