El Ejemplo Chino y Venezuela

Cuando fue demolido el Muro de Berlín y desapareció la Unión Soviética, hace esta semana exactamente 25 años, el Partido Comunista Chino parecía, para muchos, haber entrado en una caída irreversible. Sin embargo, el resultado ha sido diferente. Mientras occidente ha sufrido crisis financieras y ha fracasado en sus intentos por llevar la democracia a los países del Oriente Medio, el partido comunista chino ha avanzado en el monopolio del poder.

Bajo el liderazgo de Xi Jinping, el partido luce más fuerte que en cualquier momento de las ultimas décadas. Desde lo sucedido en la Plaza de Tiananmén, el “viejo aparato” ha sido remplazado por brillantes tecnócratas y prósperos empresarios. Los chinos disfrutan hoy, de una libertad inimaginable hace una generación para hacer negocios, para viajar alrededor del mundo y avanzar hacia una vida en libertad plena.

En este marco, hoy en día el partido comunista chino, utilizando tecnología occidental de relaciones públicas, le recuerda permanentemente a su población cómo cada uno de ellos, gracias al consumismo de masa, se encuentra en ese nivel de disfrute. En paralelo ha desarrollado un afinamiento del control de la población utilizando tecnología de punta. El rápido crecimiento económico ha producido una nueva gigantesca clase media que presiona para ser rica, pero que desconfía del entorno, como, por ejemplo, de amenazas a la propiedad privada, de un Estado que impulsa políticas sociales quebrantadas por la corrupción, de negocios que venden moda que cambia rápidamente y de un sistema educativo caracterizado por la trampa.

El partido comunista ante estas amenazas ha diseñado lo que ha denominado el “Sistema de Crédito Social”. La idea es aprovechar la información almacenada digitalmente (Big Data) para monitorear los procesos de forma individual, detectar oportunamente las desviaciones e introducir los correctivos de forma oportuna. El gobierno lo llama una herramienta de “gerencia social”.

Esta información general, llevada al detalle y pasándola por un lienzo convertidor de culturas puede ser una referencia valida a ser considerada por los equipos dirigentes que permanentemente avanzan en la confección en Venezuela del Socialismo del Siglo XXI, que no es otra cosa que un tipo de socialismo capaz de ser implementado de manera exitosa en Venezuela.

En esa avalancha virtual de información clave, los CLAP juegan un papel importante como fuente confiable, ya que por diseño no solamente aporta como sistema distribuidor sino como modelo de producción en pleno ensayo. Es por eso, que estas fechas decembrinas son apropiadas para pensar y reflexionar en función del prójimo, de allí que el ejemplo chino de avance hacia un cambio de modelo económico, sea altamente pertinente.

Pedro Luis Martín Olivares
Economía y Finanzas Globales

98 total views, 1 views today

Be the first to comment on "El Ejemplo Chino y Venezuela"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*


*