El Eje Plata Seda

Pedro Luis Martín Olivares - El Eje Plata Seda

Pedro Luis Martín Olivares – En 1784 el barco Emperatriz de China partió de Nueva York, en la primera misión comercial estadounidense a China. Llevando ginseng, plomo y paños de lana, los comerciantes a bordo soñaban con la apertura del vasto mercado asiático. Pero la verdadera ganancia que encontraron, vino a su regreso, cuando trajeron té chino y porcelana a Estados Unidos. Otros barcos siguieron en su ejemplo y el patrón se hizo claro.

Los estadounidenses querían más de China que los chinos de América, y la diferencia se compensa con un flujo constante de plata de América hacia China. La Emperatriz había lanzado no sólo los lazos comerciales entre los dos grandes países sino también un déficit americano en su comercio con China.

La encarnación moderna de este déficit sigue siendo impulsada por el flujo de bienes de consumo, fundamentalmente aparatos electrónicos. En los últimos años ha alcanzado un tamaño récord. Cuando Xi Jinping, presidente de China, se reunió con Donald Trump, el tema del déficit fue el punto principal de la agenda. Vale recordar que en su carrera hacia la Casa Blanca, el presidente Trump prometió una postura combativa contra China en el comercio. Algunos esperan que Estados Unidos aplique tarifas punitivas sobre los bienes chinos, lo que podría desencadenar una guerra comercial total. Otros piensan que es posible un gran acuerdo que disipe las tensiones.

Muchas empresas estadounidenses, afectadas negativamente en sus tratos con China, acogen cautelosamente una línea más dura. Por su parte, las empresas chinas se sienten injustamente singularizadas. Ambos lados están nerviosos, conscientes de que la relación económica más importante del mundo es también la más compleja. América y China están unidas por flujos transfronterizos de bienes, efectivo, gente e ideas que cada vez son más grandes que nunca. Estos lazos han beneficiado grandemente la prosperidad de los dos países. Una ruptura sería gravemente perjudicial para ambos.

El pecado original, para los asesores más truculentos de Trump, es el desequilibrio comercial. Antes de que China se uniera a la Organización Mundial del Comercio (OMC) en 2001, China representaba menos de una cuarta parte del déficit comercial total de Estados Unidos. En los últimos cinco años, ha constituido dos tercios. Peter Navarro, jefe del nuevo Consejo de Comercio Nacional del presidente Trump, ve el déficit como un obstáculo para la economía de Estados Unidos. Si se cierra, argumenta, el PIB de Estados Unidos será mayor. Y ve una manera de hacerlo: frenar a China en sus prácticas comerciales desleales, desde la intromisión monetaria hasta los subsidios a la exportación. En 2012 Navarro lanzó un documental, “Muerte por China”, como un llamado a las armas.

Las opiniones de Navarro se basan en la aritmética cruda que desafía la lógica económica más básica. De hecho, los grandes déficit a menudo acompañan al rápido crecimiento. Y es engañoso centrarse en los desequilibrios bilaterales en una era de cadenas mundiales de suministro. Contando las participaciones de otros países en “hechos en China” los teléfonos inteligentes, los refrigeradores y los televisores, el excedente comercial de China con Estados Unidos es cerca de un tercio menos que el oficialmente divulgado.

Sin embargo, la brecha debería ser aún más pequeña. Las compañías estadounidenses insisten en que, con igualdad de condiciones, podrían vender mucho más a China. Algunos de los obstáculos en su camino son obvios. Los fabricantes de automóviles, por ejemplo, enfrentan tarifas de importación del 25%.

Los fabricantes de dispositivos médicos citan los procedimientos de licencias onerosas y gran retraso en las aprobaciones de las firmas de semillas.

De hecho, Estados Unidos había estado adoptando un acercamiento más firme con China sobre el comercio mucho antes de las elecciones de Trump. La administración de Barack Obama intensificó la presión a través de la OMC. De las 25 quejas formales presentadas por la OMC después de 2008, 16 fueron contra China. La administración también inició 99 investigaciones antidumping y de derechos compensatorios contra China, más que contra cualquier otro país.

Por su parte China ve un patrón de trato injusto. Para Mei Xinyu, un investigador del ministerio de comercio, lo que está mal con la relación bilateral es obvio: “El proteccionismo americano”. Estados Unidos tiene que curar sus propios males y construir muros no ayudará. Lo más emblemático es la decisión de Estados Unidos de retener el “status de economía de mercado” de China, lo que permite que se impongan derechos más altos a las importaciones chinas.

Las autoridades chinas citan otro ejemplo de estándares desiguales: la queja norteamericana, ruidosamente hecha por el Sr. Trump, de que China manipula su moneda para rebajar sus exportaciones. China ciertamente maneja el yuan, pero durante la última década ha permitido que se aprecie en cerca de dos quintos frente a una canasta de divisas, más que cualquier otra economía grande.

Dejados a su suerte, la relación comercial entre China y Estados Unidos debería ser más equilibrada en el tiempo. A medida que crece la clase media de China, sus consumidores están comprando más del extranjero. La demanda china de productos agrícolas estadounidenses, especialmente de soja, ha crecido. China ya está comprando más servicios de América y viceversa. Una de las mayores exportaciones de Estados Unidos a China es la educación. El número de estudiantes chinos en Estados Unidos ha alcanzado casi 330.000, casi un tercio de todos los estudiantes extranjeros, y ha aumentado más de cinco veces en la última década.

Líneas de batalla

Pero si el presidente Trump lleva a cabo sus amenazas como la aplicación de un arancel del 45% sobre los bienes chinos, los flujos de comercio entre los dos gigantes -la mayor relación comercial bilateral del mundo- disminuiría sensiblemente. El daño colateral a la economía global sería inmenso. La misma supervivencia del sistema de comercio internacional basado en reglas estaría en juego. China, en un análisis convencional, sufriría más en una guerra comercial. Aproximadamente una quinta parte de sus exportaciones se destinan a Estados Unidos, lo que equivale a casi el 4% del PIB chino. Menos de una décima parte de las exportaciones estadounidenses van a China, con un valor inferior al 1% del PIB estadounidense. Pero una pelea también golpearía duramente a Estados Unidos. Ningún otro país podría fácilmente reemplazar a China en la fabricación de muchos de los productos, desde juguetes a textiles, que llenan las tiendas americanas. Los consumidores enfrentarían precios muy altos. Las empresas estadounidenses que han utilizado a China como base de producción tendrían dificultades para reconfigurar sus cadenas de suministro. Si las empresas estadounidenses traen sus fábricas a su país, los precios se dispararían. Goldman Sachs, un banco de inversión, estima que el costo de la producción de ropa aumentará en un 46% y los teléfonos inteligentes en un 37%.

Pedro Luis Martín Olivares
Economía y Finanzas

90 total views, 1 views today

Be the first to comment on "El Eje Plata Seda"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*


*