El costo oculto de la congestión vehicular

El costo oculto de la congestión vehicular - El costo oculto de la congestión vehicular
Pedro Luis Martín Olivares - El costo oculto de la congestión vehicular

Pedro Luis Martín Olivares – En los países ricos, los habitantes de la ciudad pierden casi $1,000 por año mientras están sentados en el tráfico

El Gráfico mostrado a continuación expresa la perdida de horas y dinero del congestionamiento vehicular.

vehiculos - El costo oculto de la congestión vehicular

Pocas experiencias modernas son más exasperantes que estar atrapado en un embotellamiento de vehículos. Un nuevo informe publicado por INRIX, una compañía de datos de transporte, encuentra que la congestión ocasiona altos costos económicos y emocionales. En un estudio basado en datos del GPS de unos 300 millones de automóviles y dispositivos, la empresa midió cuándo y dónde el tráfico se embotelló a lo largo de 5 millas de carreteras, abarcando 1.360 ciudades en 38 países. También convirtió estas cifras en dólares de impacto económico, combinando tanto los costos directos como el tiempo y el combustible desperdiciado. Adicionalmente incorporó los costos indirectos, como los altos precios al consumidor causados ​por los elevados precios de envío resultantes de la congestión. Entre Gran Bretaña, Alemania y los Estados Unidos, estos costos totalizaron $461 mil millones el año pasado, o $975 por persona.

La parte superior de las clasificaciones de peor tráfico de INRIX supera la prueba del olfato: la ciudad que sufrió el mayor número de horas por conductor perdido por congestión en los tiempos pico de viaje en 2017 fue Los Ángeles, con 102. Las carreteras de Tinseltown no están, en promedio, más obstruidas que las de otras ciudades estadounidenses: fue Boston que vio la mayor proporción del tiempo de conducción total atrapado en el tráfico, en un 14%. Sin embargo, debido a que la ciudad es tan extensa, los angelinos deben viajar mucho más para llegar a sus destinos que los que viajan diariamente a otras ciudades. Manteniendo la tasa de congestión constante, las distancias más largas conducen a más horas desperdiciadas.

Entre las ciudades estadounidenses, el segundo peor infractor fue Nueva York, una ciudad más famosa por su sistema de metro que por su cultura del automóvil. La Gran Manzana representa un asombroso 41% de todas las atracciones del transporte público en los Estados Unidos. No obstante, su dependencia de su metro refleja la necesidad y las preferencias de los viajeros: los embotellamientos en Nueva York se mueven mucho más lentamente que los de Los Ángeles o San Francisco. Los costos indirectos de la congestión en el capital económico de Estados Unidos también son inusualmente altos, ya que las empresas que necesitan almacenar sus estantes con productos deben depender del envío por carretera. En general, INRIX calcula que la congestión costó a Nueva York unos $34 mil millones el año pasado, la suma más alta en el estudio. Hace una década, Michael Bloomberg, entonces alcalde de la ciudad, trató de instituir un sistema correctivo muy necesario, pero fue obstaculizado por la legislatura del estado de Nueva York. Los futuros defensores de tales esquemas podrán manejar datos más convincentes para presentar su caso.

A nivel internacional, los peores países para los conductores en la base de datos de INRIX fueron las economías en desarrollo con ciudades capitales cuyos sistemas de carreteras y de transporte público no han seguido el ritmo del crecimiento de la población. En Tailandia, los conductores perdieron un promedio de 56 horas al año debido a la congestión en los horarios pico de los viajes; Indonesia y Colombia ocuparon el segundo y tercer lugar con 51 y 49. Del mismo modo, el peor lugar para conducir en Europa fue Rusia, que representaba cinco de las diez ciudades más congestionadas del continente. Dejando a un lado Londres y París, cuyos atascos van de la mano con sus grandes poblaciones y economías, el resto de los rankings europeos están dominados por Alemania. Aunque las ciudades del país tienden a ser de tamaño mediano en lugar de masivas y disfrutan de una infraestructura moderna, sus carreteras aún están obstruidas por los envíos de mercancías que van hacia y desde los puertos.

Sabías que puedes leer este artículo y otros en Telegram
Telegram Messenger 1 - El costo oculto de la congestión vehicular

Pedro Luis Martín Olivares
Economía y Finanzas

Be the first to comment on "El costo oculto de la congestión vehicular"

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*


*